¿Qué es un pidgin?

Los sistemas de comunicación entre los diferentes grupos de personas se adaptan a las necesidades y las destrezas de estos. Por este motivo, en aquellas regiones donde se producen contactos entre grupos cuya lengua materna no es la misma, se crean lo que denominamos como lengua pidgin. Estas lenguas no son sino un instrumento para la comunicación entre grupos en contacto, que necesitan una lengua vehicular en la que comunicarse por cuestiones de diversa índole —generalmente, comerciales—.

La complejidad del estudio de los pidgins o sabires reside en la forma en la que interactúan las lenguas que se ponen en contacto en ese intercambio entre los diferentes grupos. De este modo, aunque siempre hay una lengua lexificadora —es decir, que la mayoría de las palabras proceden de esta—,  las estructuras sintácticas pueden sufrir cambios. Como afirma George Yule (2012) «la sintaxis de los pidgnis puede llegar a diferir sustancialmente de la sintaxis de las lenguas de las que proviene su vocabulario (con independencia de que los términos tomados en préstamo terminen o no modificándose)» (p. 247). Además, cabe destacar el hecho de que la mayoría de pidgins proceden de lenguas europeas, como el inglés, el francés o el español, y la vida de estos no es muy duradera.

«El sabir francés que se empleaba en Vietnam desapareció cuando los franceses se marcharon; de modo similar, el sabir inglés utilizado en la campaña americana en Vietnam se desvaneció tan pronto como acabó la guerra» (Crystal, 1994, 334).

Zonas en las que hay presencia de lenguas pidgin.

Uno de los aspectos que más llama la atención es la evolución de estas lenguas creadas ad hoc. Los sabires, una vez que se establecen como lengua materna de una determinada comunidad, necesitan tener una mayor complejidad tanto en el vocabulario como en la sintaxis, puesto que está al servicio de una mayor cantidad de personas, lo que implica más «exigencias» lingüísticas o matices por parte de los hablantes. Así pues, cuando un sabir se convierte en lengua materna de una comunidad hablamos de lengua criolla. Crystal (1994) asegura que «son dos etapas de un mismo proceso de desarrollo lingüístico» (p.336). De este modo, al igual que ocurre con los sabires, hablamos de lenguas criollas basadas en el inglés o en el francés, como consecuencia de la expansión colonial de los europeos. Algunas lenguas criollas son el tok pisin, hablado en Papúa Nueva-Guinea, o el papiamento, hablado en Aruba y cuya base está formada por el español y el neerlandés.

Bibliografía

Yule, G. (2007). El lenguaje. Madrid: Akal.

Crystal, D. (1994). Enciclopedia del lenguaje de la Universidad de Cambridge. Madrid: Taurus.