Mi rutina de estudio favorita

Así es cómo estudiaría Hermione si fuera a la Universidad

No soy la persona más estudiosa del mundo.

Muchas veces le doy prioridad al último episodio de Orphan Black antes de ponerme a hacer mis tareas académicas, y eso hace que mi rutina de estudio se retrase un poco.

Sin embargo, durante los últimos años he estado probando nuevas cosas y técnicas de estudio, he estado probando qué funciona mejor y qué no me funciona para nada. Si quieres mejorar tu rutina de estudio, sigue leyendo.

1. Prepara tus clases

Porque la rutina no empieza después de clase,¡sino antes!

Lee el temario o las lecturas de esa clase antes de la clase en sí. Tener la ventaja de saber de qué vas a estar hablando de evitará gastar tiempo luego en traducir tus notas. Tus notas en clase serán mucho más ordenadas si ya tienes una idea de lo que se está hablando.

Incluso si en la lectura del temario te surge alguna duda, podrás preguntar en la clase. Si el profesor ha dado la ya clase y la pregunta te surge después será mucho más complicado poder preguntarlo.

2. Durante clase...

Este es el punto más obvio de todos. Presta atención, toma apuntes, pregunta todas las dudas, participa en clase... aunque no sea tu asignatura favorita.

3. Haz una guía de estudio

Una vez ya tengo todo el temario que a estudiar para el examen resumido y en esquemas, yo organizo mi tiempo con una guía de estudio. Esto significa que si tengo ocho temas que estudiar y ocho días hasta el examen, mi meta es estudiar un tema por día.

Por supuesto, ¡tienes que empezar a estudiar antes! Un tema al día podría freírte el cerebro y el día del examen es posible que confundas conceptos o no los hayas interiorizado del todo.

La guía de estudio me gusta hacerla a mano y tenerla colgada cerca de mi escritorio, para ir tachando los temas que voy estudiando. Si me surgen dudas o veo que hay conceptos que necesito estudiar más, lo apunto ahí también.

Lo mejor es tenerlo todo en un mismo sitio.

4. ¡Hora de estudiar!

Me gusta ponerme música para estudiar durante horas, y no tener que preocuparme de ella. También me preparo un café, una botella de agua y tengo a mano todos mis subrayadores.

No intentes estudiarlo absolutamente todo, haz esquemas y resúmenes. Apunta todos los conceptos, explícalos con tus propias palabras. En voz alta o por escrito, pero no des por hecho que simplemente "no necesitas escribir esto porque ya te lo sabes". ¡Podría sorprenderte lo que no sabes! Y es mejor que te sorprendas en casa, y no en el examen.

5. Se acerca el examen...

Toca priorizar. Haz las siguientes preguntas:

¿Necesito saber esto? ¿Va a salir en el examen?

Los conceptos más importantes deberían tener prioridad, si los sabes serás capaz de improvisar mucho más a partir de ellos. Hazte un pequeño examen, ponte a prueba. ¿Qué nota sacarías?

Espero que te haya servido mi rutina de estudio.¿Qué trucos utilizas tú?