Las mejores librerías de segunda mano en Madrid

Es pasar la puerta y entrar en una singular dimensión en la que hasta el olor es diferente. Se respira desde el minuto uno ese agradable aroma que destila el papel de los libros, más aún el de aquellos que acumulan años de historia. Esos que se refugian en las estanterías de un reducto de rincones que siempre han respondido a un interés alternativo: el que permite el bolsillo o el que alimenta el afán bibliófilo. Estos lugares únicos y extraordinarios responden al nombre de librerías de viejo, de segunda mano o de ocasión; y, afortunadamente, a pesar de la temida crisis, no son pocas las que sobreviven en Madrid. He aquí la recopilación de algunas de ellas:

 

 

La Tarde Libros

(Ruiz, 15)

Escondida en lo alto de las "colinas" del barrio de Malasaña, a punto de derramarse de él, se encuentra La Tarde Libros, una librería especializada en ejemplares antiguos y de ocasión, tal y como anuncian las cajas que custodian su fachada, donde sacan a tomar el aire a los libros que se ofertan más baratos, con el fin de que enseñen sus seductores precios: "1 por 2 euros, 3 por 5 euros". Partiendo de estos irrisorios precios, ¿qué persona que aprecie mínimamente la literatura se resistiría a entrar? Se trata de una librería pequeñita, nada de ostentaciones, pero el dueño la tiene muy bien diversificada, y, por añadidura, hay títulos para todos los gustos Echando un vistazo a las baldas repletas de volúmenes, siempre se pueden encontrar tesoros inesperados: aquella lujosa edición ya inencontrable, o aquel libro que nos transporta a tardes de otra época, en la que éramos niños o adolescentes. Mención especial a las furtivas figuritas de Spiderman o Superman, entre otras, que cuelgan de algunas estanterías, y que lograrán arrancar una sonrisilla hasta al lector más serio. Además. a parte del establecimiento físico, donde se pueden degustar, palpar y manosear sus libros, también tienen un local abierto de par en par, online, desde cuyos estantes se puede acceder a la totalidad de sus fondos.

 

 

Alcaná

(Marques de Viana, 52)

Con un fondo de armario de más de 58.000 libros, Alcaná es una librería de viejo que, además de estar atendida por un personal amable y atento, presume de un local amplio, luminoso, limpio y ordenado -más parece una biblioteca que una librería-, con estanterías hasta el techo repletas de volúmenes donde podemos deambular con una permanente música clásica de fondo y encontrar de todo: novelas de aventuras, policíacas, obras maestras de la literatura, poesía, teatro... todo un panorama de las letras en un muy aceptable estado de conservación y a precios la mayoría de las veces irrisorios -entre todos sus títulos, más de 10.000 se venden por menos de 3 euros-. Aunque la visita a la librería física es más que recomendable, también se puede acceder a la formidable colección de libros de Alcaná  a través de un buscador en su web que permite encargarlos, pagarlos y esperar en casa tranquilamente a que nos lleguen por correo. 

 

 

La Casquería

(Embajadores, 41

En el mercado de San Fernando, La Casquería ha pasado de ofrecer entrañas a vender libros de segunda mano al peso, utilizando una báscula como las de antaño, "a diez euros el kilo". Sus creadores, un colectivo de seis personas, abrieron esta particular librería de segunda mano porque querían apostar por un modelo de funcionamiento colectivo diferente y en el que todos los libros tuviesen el mismo precio independientemente de su género o autor: cada libro está formado por la materia de la que está hecho y por la información que contiene, y La Casquería comercia con lo primero porque considera que a lo segundo no se le puede poner precio, es de todos y de nadie, es libre. Vender los libros al peso es una manera de no especular con el valor de mercado y aproximarse al coste de un ejemplar en lo que se refiere a producción, transporte y almacenamiento. Por otro lado, en un proyecto de estas características, es muy lógico que el principal sustento provenga de las donaciones de libros que la gente hace de manera voluntaria, haciendo posible que los libros se reciclen y promoviendo una cultura sostenible y accesible a todo el mundo.

 

 

El Desván del Libro

(Fernán González, 20)

 

Ubicada en pleno barrio de Salamanca, esta acogedora librería lleva más de diez años ofreciendo una gran variedad de títulos, que abarcan todas las materias. Con estanterías hasta el techo y muebles cubiertos de ejemplares usados y de ocasión, El Desván del Libro ha llegado a alcanzar la cifra de 100.000 volúmenes, todos ellos en un estado de conservación impecable, gracias a sus continuas adquisiciones de libros y bibliotecas. A pesar de ser una librería muy amplia, la parte expuesta es sólo una pequeña muestra, ya que poseen un inmenso conjunto de trasteros que utilizan como almacén donde tienen clasificados el resto de los títulos. Por añadidura, presenta un muy eficaz servicio de compra a través de Internet que puede utilizarse también para reservar un libro y pasar luego a recogerlo a la librería física -si buscamos un libro concreto, es muy recomendable hacerlo así, ya que, de esta manera, tendrán nuestro ejemplar localizado cuando acudamos a comprarlo-.

 

 

TuuLibrería

(Covarrubias, 38)

 

TuuuLibrería  abrió en Madrid en septiembre de 2012, inicialmente con el nombre de Libros Libres, como la primera librería gratuita de España. La idea original surgió de The Book Thing, un proyecto anterior iniciado en Baltimore (EEUU) en 1999, y cuya esencia giraba en torno a los libros y las tertulias literarias surgidas de manera espontánea. En los orígenes de la librería, podías llevarte los libros totalmente gratis sin trampa ni cartón, pero, ante la falta de solidaridad de muchos clientes que jamás dejaban un donativo de forma voluntaria, se han visto obligados a cambiar la normativa de la librería y, aunque tú mismo eliges el precio del libro, la contribución es obligatoria. Pero, ¿cuántos libros puedes llevarte? Pues todos los que te quepan en las manos. Simplemente te los sellan antes de irte, con el fin -a mi parecer, totalmente razonable- de que luego no los vendas, y ya son tuyos. El éxito de TuuuLibrería parte de la generosidad de los suscriptores que contribuyen con 12 euros al año, de donaciones económicas esporádicas, de la donación desinteresada de libros por parte de particulares, empresas y organizaciones en general y, por supuesto, del valioso trabajo de los voluntarios.

 

 

Arrebato Libros

(La Palma, 21)

No, Arrebato Libros no sólo es un rincón para el explorador de literatura que ya ha sido vista por otros ojos y manipulada por otras manos. Y es que, además de ser una fantástica librería de viejo que cuenta con un envidiable catálogo, plagado de "rarezas" que harán salivar a los acérrimos coleccionistas y, en definitiva, de ejemplares de todo tipo, bien conservados y a precios económicos -para facilitar la búsqueda entre sus más de veinte mil títulos, dispone de un eficaz catálogo online-; es también un centro de gestión cultural y una editorial. Por añadidura, en este singular espacio se organizan muy frecuentemente eventos, festivales, lecturas y recitales. Arrebato es, sin lugar a dudas, un lugar especial

 

 

Tik Books

 

 

 

 

 

La cadena de librerías de segunda mano Tik Books es una muy buena opción para los adictos a la lectura con las carteras algo vacías, ya que venden todos sus libros a 2,90 y ofrecen las ofertas de dos libros por 5 euros y cinco por 10 euros. En Madrid disponen ya de cinco locales y, por su puesto, tiene registrado online todo su catálogo y ofrece un servicio de compra por Internet.

 

 

La Cuesta de Moyano

 

Finalmente, no podemos dejar de mencionar la Cuesta de Moyano, centenario mercado de libros en forma de casetas de madera cuya estratégica ubicación de camino al Retiro incita a que el apasionado bibliófilo o el ferviente lector siempre acabe comprando algún ejemplar para pasar la tarde tumbado en el césped o sentado frente al laguito del Palacio de Cristal mientras se sumerge en su lectura -siempre que el tiempo acompañe, claro-. Sin duda alguna, rebuscando entre sus casetas, no es difícil encontrar algún tesoro.