Las mejores cafeterías workplace de Madrid para estudiar y repasar de una forma más distendida

Alternativas al aburrido escritorio y a las frías paredes de un cubículo

La época de exámenes no tiene por qué significar necesariamente un encierro permanente en bibliotecas o en nuestras habitaciones. No hace falta enclaustrarse para ser responsable y estudiar, y, de hecho, a veces un ambiente más distendido nos hace sentirnos más cómodos y mejora nuestra concentración y rendimiento. Por ello, en este artículo os invitamos a frecuentar las cada vez más numerosas cafeterías workplace de Madrid, una alternativa perfecta al aburrido escritorio y a las frías paredes de un cubículo.

La Fugitiva

Santa Isabel, 7

La Fugitiva es un café-librería tranquilo y acogedor, especialmente concebido para la concentración y el trabajo, motivo por el que no hay música de fondo. Su decoración es sencilla, apostando por lo vintage, y tiene unos ventanales enormes que dan a la calle, lo que da al local una gran luminosidad. Además de aprovecharos de este ambiente tan propicio para el estudio, así como del Wi-Fi gratuito, también podréis tomaros un respiro disfrutando de sus “desayunos y meriendas fugitivas”: una bebida (café, zumo o té) con un dulce portugués o un muffin, por 3 euros, o con una deliciosa porción de tarta casera, por 4 euros.

(Horario: lunes y martes, de 10:00 a 23:00; de miércoles a sábado, de 10:00 a 24:00; y domingo, de 11:00 a 23:00).

La Bicicleta

Plaza de San Ildefonso, 9

Ubicado en Malasaña -barrio de experimentación donde tienen cabida todo tipo de locales con algo nuevo que aportar-, este local une varios conceptos, algunos más o menos novedosos, como el de la temática bicicletera o el de cafetería workplace, y otros, que, no siendo tan originales, se agradecen tanto o más: un magnífico café, desayunos artesanos y alimentos caseros y naturales. Con una decoración moderna y alternativa, con mobiliario vintage, sofás tipo Chester y bicicletas colgadas por las paredes, en La Bicicleta encontraréis un lugar diferente donde estudiar, un refugio para todos los que estéis hartos de las aburridas bibliotecas. Allí podréis hacer uso del Wi-Fi, encontraréis mesas amplias y cómodas para trabajar, múltiples enchufes para cargar el portátil e incluso cajoneras con llave para guardarlo si vais al servicio. Por otro lado, si os gusta desplazaros en bici, La Bicicleta es vuestro lugar, puesto que es posible aparcar las bicicletas en el interior -siempre que el aforo lo permita- y, además, disponen de un pequeño cajón de herramientas en el que encontraréis lo necesario para arreglar un pinchazo o una pequeña avería.

(Horario: de lunes a miércoles, de 10:00 a 1:00; jueves de 10:00 a 2:00; viernes de 10:00 a 2:30; sábado, de 11:00 a 2:30; y domingo, de 11:00 a 0:00).

Café Molar

La Ruda, 19

Cafetería, librería, tienda de vinilos y un espacio al que poder acudir en busca de paz y sosiego en la bulliciosa zona de La Latina. En este reducto de cultura y ocio se crea una atmósfera muy especial, propicia a la conversación, a la lectura, a la tranquilidad y a la reflexión. Sin duda, el Café Molar es un lugar ideal para tomar algo, relajarse y escuchar buena música mientras se estudia. Son famosas sus tostadas de aguacate y tomate, los bizcochos caseros y la tarta de zanahoria, que pueden acompañarse de una amplia selección de tés o de cafés de gran calidad. Todo ello a precios muy asequibles, que no superan los 4 euros.

(Horario: de lunes a viernes, de 10:00 a 14:00 y de 16:30 a 22:30; y sábados y domingos, de 10:00 a 0:00).

La Infinito

Tres Peces, 22

La Infinito es un café acogedor y luminoso que cuenta con una interesante y variada biblioteca, con volúmenes nuevos y de segunda mano, disponible tanto para la compracomo para la consulta mientras se consume. Sus grandes ventanales, su iluminación tenue, su Wi-Fi gratuito y su atmósfera relajada, cómoda y distendida, invitan, sin duda alguna, a la concentración y al estudio. Por añadidura, el precio es otro de los puntos fuertes de La Infinito, ya que, por sólo 4,50 euros, podéis cargaros bien las pilas y renovar fuerzas para enfrentaros a los apuntes y libros con sus impresionantes desayunos y meriendas: café o té, zumo, croissant o tostada dulce o salada y un bol con cereales, yogurt y fruta.

(Horario: lunes, miércoles, jueves y domingos, de 11:00 a 0:00; viernes, de 11:00 a 1:00; y sábados, de 11:00 a 2:00).

Lolina Vintage Café

Espíritu Santo, 9

Si buscáis un lugar original y alegre para estudiar, con el fin de no sentiros enclaustrado en un cubículo, en Lolina Vintage Café, un local con decoración retro y colorida, seguro que lo encontráis. Sofás de skay, muebles vintage, una televisión de los años 60, una radio de finales de los 50, papel pintado de los años 50, 60 y 70... en este café podréis repasar vuestros apuntes rodeados de pequeños tesoros recuperados de rastros y anticuarios, y en un ambiente agradable y distendido. Además, puede considerarse todo un must para los adictos a la cafeína, pues la calidad de su café es sublime, y es un pecado marcharse sin probar uno de sus smooties o su tarta casera de zanahoria.

(Horario: de lunes a domingo, de 10:00 a 2:00).