La crisis del recién graduado: los 10 miedos más frecuentes

Al salir de la Universidad es posible que te enfrentes por primera vez a “la vida real” o, lo que es lo mismo, a la vida laboral. Seguramente sientas miedo o, al menos, algo de incertidumbre ante los diferentes caminos que se te abren.

¿Cuáles son los miedos más frecuentes de los recién graduados?

1- No encontrar trabajo. “4 (o 5 años) estudiando para acabar en la cola del paro.” Este es el pensamiento de muchos de los graduados. Encontrar trabajo no es algo sencillo en los tiempos que corren, por ello, lo mejor es empezar abriéndote camino a través de prácticas, para de esta forma ir cogiendo experiencia y tener un perfil mucho más completo. Para ello, sube tu CV a Unono y te ayudaremos a encontrar las prácticas o primer empleo mejor adaptado a tu perfil. También es recomendable que realices cursos (gratuitos o de pago) para ampliar tus conocimientos. Cuánto más prácticos y aplicados al mundo laboral, mucho mejor. 

2- Cometer un grave error en el trabajo. Consigues tu primer trabajo y llega el primer día. El nerviosismo se junta con una pequeña dosis de miedo a fracasar o a cometer un grave error. ¿Y si borro algún documento importante de Drive? ¿Y si toco algo y se cae la Web? No te preocupes, todos nos hemos equivocado alguna vez. Escucha bien todo lo que te enseñen e intenta hacerlo lo mejor posible. Poco a poco irás cogiendo confianza.

3- No tener tiempo libre. Quedarse sin tiempo para el ocio es otro de los miedos más repetidos entre los jóvenes que empiezan su vida laboral. Es cierto que la Universidad es una de las mejores épocas y que seguramente se acabaron los veranos de 3 meses, pero recuerda, con una buena organización hay tiempo para todo.

4- Descubrir que no vales para aquello que has estudiado. Muchos temen darse cuenta de que realmente no les gusta la profesión para la que se han preparado. Puede pasar, pero tampoco es lo más habitual. Si te pasa, enfócate hacia otro camino. Opciones hay muchas. No te puedes imaginar la cantidad de personas que trabajan de algo que no tiene nada que ver con lo que estudiaron.

5- Sentir que no sabes nada. Una cosa es estudiar una carrera y otra trabajar de ella. Muchos estudiantes sienten que no se les ha formado suficiente para trabajar en lo que han estudiado y que la Universidad no enseña cuestiones que realmente se aplicarán al mundo laboral. Todos los trabajos requieren un periodo de adaptación y poco a poco irás sabiendo mucho más.

6- Conseguir un trabajo con mal sueldo. Temor repetido por jóvenes y no tan jóvenes. En España es difícil encontrar trabajo y encima los sueldos no son muy buenos. Lo importante es ir escalando poco a poco. Es posible que en tu primer trabajo no tengas un buen sueldo, pero mantén la esperanza de que algún día podrás acceder a un puesto mejor remunerado.

7- Estar de becario toda tu vida. ¿Quién no ha tenido esta idea en mente? Si te paseas por muchas empresas españolas, verás becarios de toda clase y edad. Quizá tengas que hacer varias becas para acceder a un puesto de trabajo “real”, pero lo importante es que ese puesto llegue algún día. Si sientes que te están minusvalorando teniéndote como becario para no pagarte más, quizá sea el momento de buscar otra oportunidad.

8- No ser contratado por falta de experiencia. Ves una oferta de trabajo, te comparas con el resto de solicitantes y descubres que la mayoría tienen una dilatada experiencia. Todo el mundo empieza de la nada y la experiencia la irás adquiriendo con los años. Intenta diferenciarte con otros aspectos, como la motivación o la proactividad.

9- Elegir el camino incorrecto. ¿Estudio un máster? ¿Hago prácticas? ¿Me voy a probar suerte al extranjero? Son tantas las opciones, que da pánico elegir el camino erróneo. Piensa que ninguna opción es incorrecta y que todas te traerán algún aprendizaje. De las equivocaciones es de donde se sacan las mejores enseñanzas.

10- Todo lo anterior se resume en esto: miedo a lo desconocido. Salir de la zona de confort da miedo, pero para progresar y avanzar necesitas abandonar las certezas y empezar a vivir otro tipo de aventuras. El trabajo tardará más o menos en llegar, cometerás errores, pero lo importante es aprender de cada paso que des.