Curiosidades que no sabías sobre los aeropuertos

Aeropuertos, unos vienen, otros se van; canta Vetusta Morla. Y no se equivocan al reflejar tan claramente la vorágine de estos lugares. Probablemente hayas vivido más de una y de dos anécdotas que te dejaron sin respiración en un aeropuerto. Una cancelación de vuelo, un retraso, una maleta perdida... pero hay otras muchas cosas que te faltan por saber, y que no pasarán inadvertidas. Algunos ejemplos te los traemos a continuación:

El agua es lo que más vende

Para muchos parece imposible aguantar hasta traspasar los controles de seguridad. A pesar de que todos conocemos los problemas que podemos tener con ellas, las botellas de agua siguen siendo las principales fuentes de recaudación de los aeropuertos. 2 euros por botella es el precio medio. Calculando, una millonada...

No te fíes del queso

No es explosivo, ni corrosivo, ni inflamable... pero el queso es uno de los elementos que pueden darte problemas a la hora de pasar el control. La razón es que tienen la misma densidad que el explosivo C4, por lo que es posible que haga saltar la alarma y tengas que abrir la maleta.

La mayor parte de accidentes se producen en los primeros minutos de vuelo o en los últimos

Según los datos recogidos entre 1999 y 2008, los momentos más peligrosos de un vuelo son con diferencia el despegue y el aterrizaje, dado que es cuando más operaciones humanas hay que realizar, por lo que la seguridad a bordo es insuficiente si algún tripulante comete un error garrafal.

No es casual que se apaguen las luces de los aviones al despegue y al aterrizaje

La razón es que, al tratarse de los momentos más críticos, en caso de producirse un incendio o cualquier otro tipo de accidente, se podría localizar con más rapidez la amenaza.

Está prohibido emborracharse

Que no beber alcohol, pero el que vaya ebrio a bordo y sus consecuencias sean perjudiciales, puede llegar a tener una importante multa. Pueden rechazar su embarque y dejarlas en tierra o incluso hacer una escala intermedia para obligarles a bajarse.

¡Y los punteros láser!

Esta ley afecta tanto en interior como en el exterior del aeropuerto. Está prohibido apuntar con láser a las aeronaves o las instalaciones. La multa por incumplimiento puede llegar a los 3.000 euros.

Cachear a los menores es delito

Típico. Viajas con un menor y va a ser cacheado, al crío le hace hasta gracia esta situación. Aunque no creas que a ojos de la ley sería tan divertido. El cacheo a menores sólo es legal si está autorizado por el padre, madre, tutor o representante legal del menor y tiene que ser en un lugar reservado para preservar la intimidad y dignidad del mismo. Curioso, ¿verdad?

Correr te convierte en sospechoso

¡Olvida lo que viste en las películas americanas! No es una prohibición real el hecho de correr en un aeropuerto. Y seguro que más de una vez lo has hecho por falta de tiempo. En tal caso, da por seguro que durante unos minutos estuviste en el punto de mira de la seguridad de todo el aeropuerto. El problema viene en que en ese momento, puedes ser detenido y tu equipaje, revisado. Son las consecuencias de ir con la hora, como quien dice, "pegada al culo". 

La X de tus billetes no significa nada

Puede que haya coincidido con que alguna vez tu billete indicaba las iniciales del nombre del país o aeropuerto con una X final. Aunque no cuadrase con su nombre, ahí estaba la sospechosa letra. ¿Pues sabes qué? La X no significa nada. Su razón de existir es que cuando aparecieron los códigos de los aeropuertos, estos usaban solo dos letras. El sistema empezó a fallar cuando se añadieron lugares que no tenían este tipo de código, por lo que se adoptó un sistema de tres letras. A los lugares que tenían ya un código de dos, simplemente les añadieron esa X de relleno. ¡Misterio resuelto!

Traerse ese paté de oso o aquella deliciosa carne de reno te salió caro

La reglamentación de Aduanas indica que no se puede introducir en España alimentos de origen animal (carnes, productos cárnicos, leche y productos lácteos) aunque, para más INRI, sí que te las venderán en el Duty Free. ¿La razón de esta incoherencia? Puro marketing y ventas. ¡Ojo con los timos! Que cuando viajas, están por todas partes.

Perder tu maleta puede salirte rentable

Porque, muchas veces, la indemnización por pérdida de tus pertenencias por parte de una compañía aérea llega a superar el valor real de lo que llevabas en ella. ¡Vaya chollo!

Ahora que lo sabes, recuerda, un aeropuerto es un lugar tan interesante como desconocido.