¿Cuáles son los dialectos de España?

Para abordar el tema referente a las variedades del castellano, es preciso que primero establezcamos la diferencia entre lengua y dialecto. Según Manuel Alvar en Manual de dialectología hispánica: el español de España, la diferencia entre los dos conceptos residiría tanto en la creación literaria como en distintas razones de índole política, geográfica, social o cultural.

Así pues, define 'lengua' como "un sistema lingüístico caracterizado por su fuerte diferenciación, por poseer un alto grado de nivelación, por ser vehículo de una importante tradición literaria y, en ocasiones, por haberse impuesto a sistemas lingüísticos del mismo origen". Por lo tanto, el dialecto sería "un sistema de signos desgajados de una lengua común, viva o desaparecida; normalmente, con una concreta limitación geográfica, pero sin una fuerte diferenciación frente a otros de origen común".

Por otra parte, Eugen Coseriu, en Lecciones de lingüística general, asegura que "todo sistema que puede funcionar en el habla (o se deduzca de su funcionamiento en la actividad lingüística) es una lengua (...). Intrínsecamente, un dialecto es una lengua: un sistema fónico, gramatical y léxico (...). Pero si todo dialecto es una lengua, no toda lengua es un dialecto".

1. ¿Cuáles son los dialectos del castellano en España?

En España encontramos variedades dialectales tanto si abordamos el objeto de estudio históricamente como geográficamente. Así pues, encontramos diferencias en los llamados dialectos históricos —que definiremos a continuación—, como en los diferentes dialectos de las zonas meridional, septentrional, occidental y oriental de la Península Ibérica. Mención aparte merece el dialecto de las Islas Canarias.

2 Dialectos históricos

El aragonés y el asturleonés son los denominados 'dialectos históricos'. Al igual que el castellano o el catalán, también fueron dialectos del latín; la diferencia reside en el estatus de lengua, que solo consiguieron algunos dialectos de la Península Ibérica, entre los que no se encontraban los dos anteriormente mencionados.

2.1 El asturleonés

El asturleonés podría tener la consideración de lengua, sobre todo si tenemos en cuenta la existencia de la Academia de la Llingua Asturiana. Se distinguen geográficamente tres variantes —occidental, central y oriental— y la denominación del idioma depende del lugar en el que se hable. Así pues, podemos escuchar, como sinónimo del asturleonés: bable, asturiano y leonés. La influencia del mismo no solo la encontramos en España, sino que también está presente en Miranda do Douro, Portugal —donde tiene reconocimiento oficial—. Algunas de las características fonológicas de este dialecto son:

  • Cierre de vocales finales (e, o por i, u, respectivamente. Neñu, saltu o esti en lugar de niño, salto o este)
  • Inserción de la i ante vocal final: fuíu-feo; blandiu-blando.
  • Conservación de grupos consonánticos latinos: palumbu-paloma
  • Simplificación del grupo mbr: home-hombre
  • Palatalización de la n: ñariz-nariz; ñalga-nalga
  • Palatalización de la l: lluna-luna; llichi-leche
  • Uso del artículo con el posesivo: la mi casa
  • Plural en -es en lugar de -as: les cases, les vaques

2.2 El aragonés

El aragonés es un dialecto hablado en las zonas del Pirineo Aragonés. Algunas de las características fonológicas que reafirman su procedencia del latín son:

  • No aspirar la f inicial de palabra: farina-harina
  • No sonorizar las oclusivas sordas p,t,k: marito en lugar de marido; napo en lugar de nabo.
  • Se conservan los grupos iniciales -pl, -cl y -fl: plover, clamar y flamarada por llover, llamar y llamarada.
  • Uso del diminutivo -ico: gatico, cielico
  • Metátesis: probe-pobre; pedricar-predicar
  • Cambio del acento prosódico (llanas por esdrújulas): catolíco-católico; arbóles-árboles.
  • Ensordecimiento de la -d final (por contacto con el catalán): [anti'guitat] por antigüedad

3. Dialectos occidentales

Hablados en Castilla y León y zona occidental de Madrid y Toledo.

3.1 León

  • No presenta yeísmo
  • Distinción de /s/ y /θ/
  • Pérdida de la –d- [ð] en los participios: 'cantao' en lugar de cantado
  • Simplificación de grupos consonánticos cultos: corruto por corrupto; perfeto por perfecto.

3.2 Zona castellana

El rasgo particular que diferencia ambas zonas es la tendencia a cambiar los grupos consonánticos como /kt/ por /θt/: /aθto/ en lugar de /akto/. También apreciamos el ensordecimiento de la oclusiva dental sonora (-d): /madriθ/ por Madrid; /deθiθ/ en vez de decid. Además, se cumplen los fenómenos anteriormente mencionados, excepto la simplificación de grupos cultos.

4. Dialectos meridionales de España

Existen rasgos característicos que distinguen los dialectos meridionales de los septentrionales. Estos son:

  • Debilitación de consonantes en coda silábica: 'comé' por comer; 'vendé' por vender, 'animá' por animal, 'Madrí' por Madrid.
  • Yeísmo. No distinguir los fonemas /ʝ/ y /λ/.
  • Neutralización de las líquidas: ['argo] en lugar de algo;[ar'karde] en lugar de alcalde
  • Aspiración de alveolares fricativas, es decir, de la s, d y θ. En final de sílaba, se aspira. ['mihmo] por mismo. En coda silábica, existe tendencia a desaparecer: [ma'dri] por Madrid. La aspiración de la s provoca fenómenos como la geminación de las consonantes que están en contacto: [a'bimmal] por abismal o ['tienno] por tierno.

4.1. El andaluz.

Los rasgos fonéticos característicos del andaluz son los siguientes:

Seseo y ceceo. El primero de ellos se da en la zona occidental y centro de Andalucía, y cuenta con presencia en la capital, Sevilla. La zona norte de Andalucía distingue la /s/ y la /θ/, mientras que es en el sur de la comunidad donde se da predominantemente el ceceo.

  • Aspiración de la /x/: [ko'he] por coger
  • Pérdida de la -d- intervocálica. [ko'mio] por comido; [kom'prao] por comprado.
  • Heheo. Aspiración de la /s/ en posición inicial de sílaba: [hi] en lugar de ; [dema'hiao] por demasiado.
  • Relajación o fricativización del fonema /ʧ/: ['muʃo] en lugar de /muʧo/

4.2 El extremeño

Comparte los rasgos fonéticos vistos anteriormente como la aspiración de la /x/, o la aspiración de la f latina —al contrario que el aragonés, que conserva la f inicial de palabra—; también se da el fenómeno de neutralización de las líquidas (comel por comer). El seseo también tiene lugar en el extremeño.

4.3 Murciano

Al igual que en el extremeño, comparte rasgos fonéticos mencionados anteriormente, tales como la desaparición de la d intervocálica, la neutralización de las líquidas, el yeísmo, el seseo (en la zona sur de la región) o la aspiración de la /x/.

4.4 Canario

Uno de los rasgos diferenciadores del canario es la pronunciación de la africada postalveolar sorda [t̠ʃ], que suena como [t̠ʝ]. El ejemplo claro es la palabra 'muchacho', pronunciada como [mu't̠ʝat̠ʝo] o muyayo. También comparte el seseo, la aspiración de /x/ y el yeísmo en algunas zonas.

Es evidente que en este artículo no se encuentran todos los fenómenos fonéticos y fonológicos del castellano, así como tampoco hemos podido ahondar en los dialectos del español de América ni en aquellos zonas donde hubo población española —español de Guinea Ecuatorial y sefardí o judeoespañol—; no obstante, el propósito del mismo es tanto generar debate y opinión mediante las definiciones de lengua y dialecto, como el análisis de los rasgos fonéticos de cada dialecto de España.

Bibliografía

ALVAR, Manuel, (1996): Manual de dialectología hispánica. El español de España, Barcelona, Ariel.

PENNY, Ralph (2004): Variación y cambio en español, Madrid, Gredos.