Cosas que tienes que saber antes de hacer un máster

¿Has terminado la carrera o estás pensando qué hacer cuando esto ocurra? ¿Te has planteado la opción de hacer un máster pero aún no tienes clara esta alternativa? Sin duda es un tema que es necesario reflexionar. Cualquier máster exige un desembolso importante y el hecho de hacerlo o no hacerlo no es una decisión que se tome a la ligera. Hay una serie de pautas que es importante considerar antes de tomar esta importante decisión:

1 . Informarse sobre la materia

La primera es informarse sobre la materia que vamos a cursar. Parece evidente, pero muchas veces, al vernos muy perdidos sobre el panorama del contenido de los máster, acabamos por conformarnos con cualquier cosa justificando la falta de opciones. Existen muchos másteres que al no estar tan publicitados por empresas privadas son menos conocidos e igualmente válidos. No dejes de buscar antes de tiempo.

2 . Calidad/precio

Otro factor a tener en cuenta es el precio que estamos dispuestos a pagar en relación con la calidad de lo que vamos a recibir. Un factor a valorar en este caso es que el precio nos lo dejen claro desde el principio, sin sorpresas. Asimismo, deberíamos establecer un límite de dinero que estemos dispuestos a pagar. La realidad es que hay másteres cuyo precio es absolutamente desorbitado a pesar de su atractivo. Tampoco conviene el extremo opuesto: escatimar demasiado, o lo barato podría salirnos caro.

3 . Valorar que sea oficial o no

En relación con el precio también es importante tener en cuenta la tipología de máster que cursaremos: oficial/universitario o título propio. Los másteres de título propio son aquellos que se han creado por cuenta propia de una universidad en colaboración con ciertas empresas, mientras que los universitarios u oficiales están homologados por la Unión Europea y son los únicos que permiten acceder a un posterior doctorado. Además, los oficiales tienen acceso a las becas del MEC, mientras que los títulos propios no permiten esta ventaja. Aún así, muchos estudiantes prefieren optar por un máster de título propio si están conmutados con una empresa que les interesa especialmente.

4 . Compaginar con trabajo

Otro punto de mira que debemos prever antes de apuntarnos a un máster es valorar si su plan de estudios y sus horarios nos permitirán compaginar su desarrollo con un trabajo o prácticas al mismo tiempo. De esta manera, por ejemplo, podrías cursar por la mañana y ganar dinero o hacer prácticas por la tarde. Y es una posibilidad que muchas personas no descartan, incluso para poderse pagar el propio máster o para adquirir más experiencia. Pero esto lo determinará el grado de dificultad y el tiempo que precise de dedicación el curso.

5 . Observar resultados en gente ajena y salidas laborales

Para conocer si las expectativas laborales tras el máster son reales, es conveniente que te informes de casos de estudiantes anteriores para que te den su opinión o puedas contemplar dónde han trabajado a posteriori. Una red social ideal para hacerlo es LinkedIn.

6 . Asegurarse del prestigio del centro

No es lo mismo un centro que otro, igual que tampoco fue lo mismo decidirte en primero de carrera por estudiar en una u otra universidad. Hablamos del prestigio de manera muy subjetiva, ya que depende muchísimo de los conocimientos y experiencia de cada persona valorar mejor o peor cada universidad. Pero si hay un máster que destaca sobre otro sin ser exageradamente caro, será porque realmente merece la pena. Valorar esto resulta vital a la hora de lanzarte en tu carrera ya que marcará de alguna forma tu trayectoria. ¡Recuerda no desaprovecharla!

7 . Perfil del profesorado

Valora también que los profesores sean personal en activo dentro del sector que vayas a estudiar o que, al menos, toda su trayectoria profesional haya estado ligada a ello. No te dejes convencer por primerizos, un profesor de máster debe ser experimentado.

8 . Instalaciones

Dependiendo de tu profesión será más o menos imprescindible que las instalaciones que vayas a utilizar sean satisfactorias. Por lo que valora esa necesidad, y en caso de que sea afirmativa, no dudes ni un segundo en informarte de qué tipo de medios vas a poder utilizar.

9 . Bolsa de prácticas

Por último, y esencial, un buen máster orientado al mercado laboral no debe centrarse en la parte teórica y olvidar la práctica. Alcanzar unos conocimientos totales en materia pasa por que hayas tocado de primera mano el trabajo que hacen los profesionales de lo que estudias. Asegúrate de que tu máster te posibilitará una bolsa de prácticas.

Recuerda que la valoración de tu máster es la parte más importante de la especialización laboral, y que un desembolso de dinero y tiempo de trabajo así no puede tomarse a la ligera. Esperemos que estas pautas te ayuden en la decisión final.