Carta de presentación: marca la diferencia

 

Además del CV, la carta de presentación es una gran herramienta a la hora de analizar a los candidatos en un proceso de selección. Es el documento más personalizado y da la oportunidad de conocer mejor al candidato. El candidato tiene que describirse, mostrando sus puntos fuertes y haciendo ver que es la persona ideal para esa oferta. A pesar de que describirnos en una sola hoja puede parecer muy complicado, hay que ser conciso y destacar los aspectos más relevantes. Una candidatura acompañada de una carta de presentación aumentará mucho tus posibilidades, así que,¡manos a la obra!

TIPOS

Fundamentalmente hay dos modalidades de carta de presentación:

  • Respondiendo a una oferta. Ves que alguna empresa busca empleo y te ofreces como candidato.
  • Carta que se envía espontáneamente junto al CV a una empresa, aunque no sepas si está buscando algún perfil. Este tipo de cartas también se envían a headhunters o consultoras.

ESTRUCTURA

Básicamente, se reduce a una introducción, en la que explicas el motivo de tu carta, un nudo, en el que cuentas por qué eres el candidato ideal, y una conclusión, con aquellos aspectos que quieras destacar.  De manera general, estas son las partes de una carta de presentación:

  • Referencia. Siempre que la carta responda a un anuncio es necesario incluir la referencia con la que se pueda identificar.
  • Destinatario, incluyendo la dirección de la empresa.
  • Saludo inicial. Mejor si te diriges directamente a la persona. Recuerda que una carta de presentación es algo personalizado. Si no conoces a la persona responsable, puedes buscar en LinkedIn o en la web de la empresa. Muéstrate cordial y formal: "estimado" o "a la atención de" son dos opciones.
  • Presentación o introducción. Si has conocido la oferta por un anuncio, tienes que contar dónde encontraste el anuncio. En ambos tipos, explica qué conoces de la empresa, mostrando interés por la oferta.
  • En la parte central de la carta de presentación tienes que venderte a ti mismo, explicando por qué eres la persona idónea para esa oferta.
  • Despedida. De nuevo, sé cordial y agradece el tiempo dedicado a leer tu carta: “Muchas gracias de antemano. Un cordial saludo”. No olvides invitar a una futura entrevista a tu interlocutor: “Me encantaría ampliar esta información en una entrevista personal”
  • Firma. Toda carta de presentación debe ir firmada y fechada. Además, no te olvides de incluir tus datos personales.

CONSEJOS

  • Una carta de presentación tiene que estar siempre personalizada para cada oferta. Siempre tienes que dirigirte a la empresa o a una persona específica, destacando por qué eres idóneo para esa empresa en concreto.
  • Cuidar el discurso y la ortografía. Sé cordial, correcto y ten mucho cuidado con la ortografía y la gramática.
  • Cuidado con el diseño. La carta de presentación no debe ser muy larga y su diseño debe facilitar la legibilidad. Utiliza una tipografía de fácil lectura, a tamaño 12 y con interlineado de 1,5. En cuanto a la longitud, nunca puede ser más de una página, recomendándose unas 500 palabras, bien distribuidas por párrafos.
  • Destaca aspectos con negritas. Todo lo que consideres relevante, destácalo. Eso sí, recuerda que, si todo está en negrita, nada destacará.
  • Despierta interés. Busca técnicas para llamar la atención de tu interlocutor. Tu carta debe ser especial e interesante.
  • Utilízala para ampliar CV. Nunca puede ser una repetición del CV, siempre algo complementario. Es interesante hacer una relación constante con el CV y añadir toda la información que consideres mediante ejemplos.
  • Ponte en lugar del interlocutor. Siempre que escribimos algo tenemos que tener constantemente en mente a quién nos estamos dirigiendo.
  • No incluyas datos que no sean relevantes. Todo lo que haya en la carta de presentación debe estar relacionado con la oferta.
  • Muestra seguridad. Evita expresiones como quizás o no sé.
  • Incluye cuestiones más personales que no tengas en el CV. Por ejemplo, puedes añadir alguna afición relevante, o característica personal tuya que pueda ayudar en el puesto.
  • Invitar a entrevista. No olvides el principal objetivo de la carta de presentación: conseguir una entrevista personal. Finaliza invitando al reclutador a una entrevista para ampliar tu información.