¿Cómo y cuándo se utiliza el apóstrofo?

Del griego ἀπόστροφος, literalmente, 'vuelto hacia atrás', el apóstrofo, aunque es comúnmente confundido con el apóstrofe, es un signo ortográfico con forma de coma alta. Su uso hoy en día está muy limitado, puesto que solo se utiliza para señalar la supresión de sonidos vocálicos.

En la obra de la Real Academia Española El buen uso del Español, además, se insta a no confundirlo con otros signos ortográficos:
«No debe utilizarse el acento agudo (´)para representar el apóstrofo. En los teclados informáticos, la tecla del apóstrofo se sitúa a la derecha del cero y es la misma que contiene la interrogación de cierre».

Como señalábamos líneas atrás, también es común confundirlo con el apóstrofe, que es una figura retórica en la que se expone un diálogo entre el autor y un interlocutor que puede estar presente o no, vivo o muerto, o ser animado o inanimado. Se caracteriza también por la vehemencia empleada en el mismo, como en este primer cuarteto de un soneto de Francisco de Quevedo dirigido a Luis de Góngora:

Yo te untaré mis obras con tocino porque no me las muerdas, Gongorilla,
perro de los ingenios de Castilla,
docto en pullas, cual mozo de camino;

Los usos del apóstrofo, grosso modo, se pueden resumir principalmente en dos, tal y como recoge el Diccionario Pahispánico de Dudas:

1. Para indicar la supresión de la vocal final en determinadas palabras, cuando la siguiente empieza por vocal

D'este por de este o l'antigua por la antigua.

2. Para reflejar en la lengua escrita la supresión de sonidos en la lengua oral

Voy pa'l hospital o Dice que m'atiende enseguida.

Además, también se conservan cuando un nombre, en su lengua original, tiene apóstrofo, como en L'Hospitalet de Llobregat o calle O'Donnell.

Sin embargo, es posible encontrar usos incorrectos del apóstrofo cuando se abrevian los años —generación del '97 en lugar de generación del 97—, para indicar el plural de las siglas, como se hace en inglés —ONG's en lugar de las ONG— o cuando se utiliza como separador decimal —3'45 en lugar de las formas correctas: 3,45 o 3.45—.

Como podemos ver, el uso de este signo se encuentra limitado a cuestiones de tipo fonético y fonológico, en tanto en cuanto se utiliza para indicar la supresión de sílabas o vocales en posición final y de la representación escrita de una determinada habla popular.