8 duras decisiones que habrás tenido que tomar si eres un lector empedernido

Leer es una de las mejores cosas que existen, pero también una de las más duras, ya que a veces conlleva difíciles decisiones que hay que tomar en cada momento y que suponen un elevado estrés. He aquí ocho dudas existenciales a las que te habrás tenido que enfrentar si eres un lector empedernido:

1) ¿Dormir o leer? ¿Cubrir tus necesidades más básicas o satisfacer tus implacables ansias bibliófilas?

2) ¿Tener vida social o seguir leyendo ese libro? ¿Amigos de papel o amigos de carne y hueso? Una duda existencial que ha acechado alguna vez a todo lector entusiasta.

3) ¿Un capítulo más o paro ya...? Esta compleja cuestión viene, en cierto modo, derivada de las dos anteriores. Si es que te cuesta demasiado despedirte de tus amigos de papel...


4) ¿Prestar o no prestar tus libros? Resulta verdaderamente difícil si la persona que te los pide prestados es despistada o descuidada. No, definitivamente no puedes dejar a tus pequeños en manos de cualquiera.


5) ¿Entrar o no entrar en una librería a final de mes? ¿A quién debes hacer caso: a tu bolsillo o a tu corazón bibliófilo?

6) ¿Comprar o no comprar un libro más (o veinte) después de quedarte sin sitio en casa? Tus estanterías te piden a gritos que les des un respiro, pero parece que tus oídos son sordos a sus súplicas.


7) ¿Papel o eBook? Esta decisión resulta especialmente dura cuando la edición en papel es increíble, pero el libro tiene 1600 páginas y pesa cuatro kilos.


8) ¿Ver o no ver la adaptación cinematográfica de ese libro que te gusta tanto? ¿Estás preparado para una posible -y bastante probable- decepción?