7 palabras en español que NO son incorrectas -aunque podamos pensar que sí-

No, con este artículo no buscamos referirnos una vez más a la reiterada polémica que generan palabras como "almóndiga", "toballa" o "murciégalo", que, por tratarse de variantes que existían en el castellano antiguo y que ya estaban presentes hace más de dos siglos en ediciones del diccionario académico, son aceptadas por la RAE como términos en desuso, empleados como vulgarismos (ojo, añadamos aquí un pequeño apunte aclarando de una vez por todas que eso de que se admita también "cocreta" es sólo un bulo que se ha extendido más de la cuenta). Lo que pretendemos es manifestar la riqueza y versatilidad del español, aprovechando además la ocasión para mostraros siete palabras que, aunque podáis pensar que son incorrectas, son en realidad términos recogidos por el diccionario de la RAE; pero, eso sí, con un significado muy diferente al que creíais.

1) Jira

No tenéis por qué llevaros las manos a la cabeza si alguien os dice que se va de "jira", ya que puede que no se esté refiriendo a un viaje por distintos lugares presentando algún espectáculo, sino, simplemente, a una divertida merienda en el campo.

2) Haiga

Tranquilos, no os arranquéis los ojos todavía. Este término, además de estar bastante en desuso y de ser empleado generalmente de una manera coloquial o irónica, no está admitido, ni mucho menos, como un sinónimo o sustituto de "haya". La palabra hace referencia a los automóviles ostentosos y de gran tamaño, y aunque no es incorrecta, sí tiene su origen en un error. Nació cuando los nuevos ricos que habían hecho fortuna en América volvían a España e iban a comprarse un coche, especificándole al vendedor: "quiero el más grande que haiga". Y esos vehículos, claro, pasaron a denominarse, de un modo sarcástico, "haigas".

3) Arta

No, no podéis usar "arta" como adjetivo, pero sí para referiros a la planta perenne de la familia de las plantagináceas.

4) Biga

Mantened la calma, no son éstas las "bigas" que forman la estructura interna del techo de vuestra casa. Sería muy raro ver un carro tirado por dos caballos en el tejado, ¿no?

5) Gayo

Lo más gracioso es que, en este caso, aunque, por supuesto, la palabra escrita con "y" no se refiere al macho de la gallina; no obstante, se trata también de un ave de plumaje pardo moteado de azul, de blanco y de negro. "Gayo" es también un adjetivo que se emplea para referirse a alguien alegre o vistoso.

6) Azur

El "azur" no es un azul incorrecto, sino un azul determinado, relativo concretamente a la heráldica. He aquí la definición de la RAE:

Además, si atendemos a la etimología, “azul” viene del árabe vulgar “lazurd”. Sacad vuestras propias conclusiones.

7) Bacante

Si leéis algo sobre una "bacante", fijaos en el contexto antes de poner el grito en el cielo. ¿Despistados ante el contexto hedonista en el que parece encontrarse? ¿Os preguntáis qué clase de trabajo es? Lo sentimos, no podéis solicitarlo. Es una "bacante" y no una "vacante", es decir, una seguidora del dios Baco, mujer que “participaba en fiestas bacanales” o que es “proclive a participar en orgías”. Si lo que hay es una "vacante de bacante", claro, las cosas cambian.