6 razones por las que septiembre es el mejor mes para viajar

Aunque para muchos el noveno mes de año es sinónimo de vuelta a la rutina, lo cierto es que no es ninguna tontería considerar septiembre como la mejor opción a la hora de viajar. He aquí algunos motivos:

1) El coste del viaje:

Si comparamos los meses de verano con septiembre, la diferencia de precios es clara, por lo que la oferta vacacional pasará a convertirse en ofertón.

2) La temperatura:

Ya que siempre nos quejamos del calor insoportable que hace durante julio y agosto… ¿por qué no esperar un mes más para viajar? La temperatura habrá descendido pero nos aguantará ese calorcito veraniego que tanto nos gusta.

3) La gente:

Olvidémonos de levantarnos a las siete de la mañana para bajar a la playa a coger un hueco o de tener que hacer colas infrahumanas a la hora de entrar a un museo o visitar lugares emblemáticos. Las muchedumbres en septiembre no serán un obstáculo, aunque el Coliseo y la Gran Muralla siempre, siempre estarán llenas.

4) Los molestos chillidos infantiles:

Aunque los niños son “gente”, merecen su propio apartado. Serán todo lo bonitos que queramos, pero a veces pueden resultar algo desquiciantes. Por ello, la gran ventaja de septiembre es que ya estarán recogiditos en sus respectivos colegios.

5) El carácter autóctono del lugar:

Ir a Italia y escuchar a gente hablando español puede pasar siempre, pero nuestras posibilidades se verán reducidas y podremos mezclarnos con más lugareños al viajar a partir de este mes.

6) La vuelta a tu vida cotidiana será más fácil:

Con las anécdotas de tu viaje vacacional más recientes, la vuelta a la rutina no será tan dura. Mientras otros ven sus escapadas como vagos recuerdos en su memoria, tú podrás sentirlos sumamente cercanos.