10 razones por las que debes poner un periodista en tu vida

 

La vida del periodista es tan incesante como, repentinamente, inexistente. Ser periodista supone concienciarse de que las épocas de bonanza son aquellas en las que el estrés, la actualidad y las empresas de comunicación se ponen de acuerdo para poner a prueba tu sistema nervioso. Mientras que, otras temporadas, escribirás para quien sea con tal de ganarte la vida con tu bonita profesión.

¿Cómo puedo ser tan osado de generalizar? Pues porque, afortunada o desafortunadamente, hay ciertos tips que todo periodista cumple a rajatabla y que son los que, sin lugar a dudas, nos convierten en seres únicos y de lo más interesantes.

No me crees? Aquí tienes las 10 razones por las que te conviene poner un periodista en tu vida:

1. Tarde o temprano escribirá sobre ti

La peculiar visión periodística de dar interés a todo lo que superficialmente pudiera resultar banal te viene que ni pintado. Si hasta ahora nunca creíste que pudieras ser entrevistado para nada relevante, tu amigo periodista tirará de ti en más de una ocasión para complementar una declaración necesaria, obtener una opinión de la última decisión política, o escribir un reportaje sobre tu cruda situación de becario precario. ¿Alguien más podría hacerte sentir tan especial?

2. Acudirás a eventos a los que necesite compañía

Premieres de cine, galardones, mítines, viajes... un periodista tiene más accesos VIP e invitaciones que un político. Cualquier evento es una buena ocasión para que tu amigo periodista lo cubra, y obviamente necesitará una fiel compañía, para la cual estarás tú al acecho. Pocos son los que conocen todas y cada una de las actividades que un periodista puede desempeñar en su semana laboral, por lo que convertirte en el acompañante oficial de sus eventos podría resultar un gran acierto.

3. Conocerás antes que nadie las noticias de actualidad mundial

Un periodista siempre dispone de una interesante agenda de contactos y grupos de Whats App entre los que se encuentran otros periodistas que trabajan en agencias de información, redacciones, televisiones y otro tipo de medios. Por lo que, si mientras tomas un café tranquilamente con él, a éste le llegan 50 notificaciones del grupo "Periodistas 🎥 📢 💃", ¡prepárate!, estarás a punto de presagiar en primicia la muerte de una celebrity, un aviso de atentado o una importante decisión parlamentaria.

4. No te librarás de una interesante reflexión sobre cualquiera de tus temas de conversación

Contar, hablar o chismorrear sobre cualquier temática en la que con una persona normal tu pesadez acabaría dándote la razón, es algo que no te ocurrirá cuando trates con tu amigo periodista. Porque él será capaz de reflexionar, sonsacar y ahondar en cada argumento que defienda su visión dentro de la conversación.

Acabarás, con alta probabilidad, picado, malhumorado y sin ganas de volver a rebatir la opinión de tu periodista, pero sabes que utilizarás sus mismos argumentos en el próximo debate al que te expongas con otra persona.

5. Su espontaneidad no te dejará aburrirte

En su trabajo no existen los horarios y tienen días llenos de actividades imprevistas. Nunca son predecibles, siempre tienen una nueva aventura que contar y cientos de expresiones para matizarlo. Sabrán captar el buen rollo y asistirás a tardes repletas de dramatismo y cosas "muy fuertes" que no tendrían la menor importancia si salieran de tu boca, pero que en la suya se convertirán en hechos épicos y memorables.

6. Su ética profesional se convertirá en la personal

Vivir constantemente pendiente de la búsqueda de la verdad, la autenticidad y el interés social serán valores que tu amigo periodista irremediablemente trasladará a su vida propia. Será amigo de sus amigos, defenderá la justicia dentro de vuestro grupo, aborrecerá la falsedad y podrás confiar en su palabra eternamente, pues es el dueño y responsable de la objetividad informativa. Excepto si trabaja en Mediaset.

7. Siempre tendrá buen aspecto

Acompañar a un periodista es sinónimo de presencia y protocolo. Su trabajo consiste, algunas veces, en dar buena presencia frente a cámara o altos cargos que no le permite llevar un inadecuado atuendo o presentarse de cualquier manera. El periodista es consciente de que su imagen le puede abrir miles de puertas profesionales y nunca se sabe dónde está la oportunidad definitiva, por lo que no apuestes por el chándal si estás con él en público.

8. Podrás juntarle con tus amigos

Dado que su sociabilidad formará parte de su vida y lidiar con nuevas caras no supondrá para él ningún problema. Es más, sabrá saludar, mantener una conversación interesante y caer bien durante el tiempo necesario que pase con tus amigos. Será capaz de responder y hablar de cualquier tema de actualidad, y tú te sentirás orgulloso del éxito social de tu periodista. Consejo: No dejar de mantenerse alerta a que caiga él mejor que tú a tus propios amigos.

9. Valorará cada detalle que tengas con él

Porque dentro de su rutinaria agenda ocupada con trabajos, redacciones, eventos y entrevistas, los amigos capaces de seguir contando con él para cualquier plan se convertirán en aquellos que siempre conserve en su memoria.

10. En su momento de top mediático, no dudará en mencionar sus orígenes en los que te encontrabas tú

Si llega al reconocimiento popular, tu amigo periodista sabrá que no hubiera podido conseguirlo sin tu ayuda. En su más importante aportación en un medio, en su primera entrevista de relevancia o incluso en la recogida de su premio Pullitzer cobrarás un importante papel en su memoria si de verdad supiste soportar sus noches de redacción en vela o sus incesantes idas y venidas de la ciudad.

Tener un amigo periodista es tan estresante como maravilloso. ¿Vas a perder la oportunidad?

Sabes que lo necesitas. Pon un periodista en tu vida.