10 proverbios y sentencias latinas que reflejan el carácter del pueblo romano

La paremiología es el estudio de los refranes, proverbios y sentencias de uso común y cotidiano. Dicho estudio permite, además, conocer las tradiciones, los gustos, los miedos y la cultura de un determinado pueblo. En el extenso refranero español encontramos miles de ejemplos; cuando alguien entona el «A buen entendedor...» sabemos que aquello acaba con un «...pocas palabras bastan». Esta paremia, como veremos más adelante, ya se utilizaba en latín, aunque con otras palabras. También cuando decimos que «el hábito no hace al monje» estamos aludiendo a una idea a la que, expresada de otra manera, ya aludían los latinos: la apariencia. La similitud entre ideas es evidente, y parece como si la forma de pensar no hubiera cambiado, y aún pensáramos como lo hacían nuestros antepasados.

1. Intelligenti pauca. «Al inteligente, poco».

Esta sentencia podría ser emparentada con nuestro «A buen entendedor, pocas palabras bastan», que mencionábamos anteriormente.

2. Philosophum non facit barba. «La barba no hace al filósofo».

Este es otro refrán que podría tener su equivalente en castellano. Y es que como se suele decir, «el hábito no hace al monje». Ambos aluden a la idea de la apariencia, y de cómo no hay que juzgar a las personas por su físico.

3. Sublata causa, tollitur effectus. «Suprimida la causa, se acabó el efecto».

Una paremia que equivaldría en castellano al refrán «Muerto el perro, se acabó la rabia». Precisamente la idea es la misma: una vez que se acaba con el origen, se acaba con los efectos del mismo.

4. Sapere aude. «Atrévete a conocer».

En castellano solemos utilizar un refrán que guarda cierta semejanza: «El saber no ocupa lugar».

Mosaico en Pompeya con la advertencia «Cuidado con el perro»


5. Canes timidi vehementius latrant. «Los perros tímidos ladran vehentemente».

«Perro ladrador, poco mordedor» diríamos en castellano.

6. Clavum clavo expellere. «Un clavo saca otro clavo».

Según la información que nos proporciona el Instituto Cervantes, esta frase proverbial procede «de un proverbio grecolatino, citado, entre otros autores, por Aristóteles (Política, 1314a). Este refrán, del que encontramos una variante en Lla Celestina (Un clavo a otro expele), se emplea todavía en el siglo XXI».

7. Similis simili gaudet. «El semejante goza con el semejante».

Nosotros solemos decir aquello de «Dios los cría y ellos se juntan».

8. Non oportet equi inspicere donati.

Según la zona, este refrán se suele emplear de varias maneras. Por poner algunos ejemplos, mientras que en España se dice «A caballo regalado no le mires el diente», en Argentina se dice que no hay que mirarle el pelo, y en otras países de América, como Colombia, Chile o Ecuador, se suele decir que no se le mira el colmillo.

9. Domus propria, domus optima. «Casa propia, casa óptima»

En castellano se utilizan otras expresiones semejantes, como «A cada pajarillo le gusta su nidillo» o «Mi casa y mi hogar cien doblas val».

10. Divide e impera. «Divide y vencerás»

Máxima que se le atribuye a Julio César con el significado de dividir un problema, de tal forma que las metas intermedias sean más fáciles de alcanzar.