10 maneras de vencer a la procrastinación

10 maneras de vencer a la procrastinación

¿Por qué vas a hacerlo hoy si puedes dejarlo para mañana?

La procrastinación es algo que afecta a 1 de cada 5 adultos (¡no solo estudiantes!). Nos encanta dejarlo todo para agobiarnos en el último momento: vivimos al límite.

Para no llevarte ninguna sorpresa desagradable, esta es la guía definitiva para acabar con la procrastinación.

1. Conócete

Toca reflexionar un poco en cómo la procrastinación afecta a tu vida: estrés, notas muy mejorables, enfados, llantos, ataques de ansiedad... Ni siquiera ves tu serie favorita a gusto, porque sabes que tendrías que estar haciendo otras cosas.

¿Por qué procrastinas? ¿Cómo te sentirías si dejaras de hacerlo? ¿En qué mejorará tu vida una vez hagas todas tus tareas con tiempo?

Estas son algunas preguntas que tienes que hacerte para decidirte a dar el siguiente paso

2. Cambia tu perspectiva

Ahora que ya te has decidido a vencer a la procrastinación aparece la siguiente cuestión:

Es que estudiar es MUY aburrido.

Cambia el modo en que ves las cosas. Céntrate en los aspectos que te gustan de la asignatura, o en los beneficios que te traerá estudiar esto para tu futuro. A menos que estés estudiando cómo calcular raíces cuadradas sin calculadora. Entonces ahí no hay solución.

Parece que está escribiendo algo profundo pero en realidad hace la lista de la compra.

3. Tareas a corto plazo

Parte tu tarea grande en varias pequeñitas. Por ejemplo, si tienes que hacer un ensayo: investigación, borrador, introducción, nudo, desenlace, citas, corrección... etc; y táchalas conforme las vayas realizando.

Hacer tareas cortas ayuda mucho a la perspectiva, no parece una cuesta hacia arriba. Es mucho más fácil dar pequeños pasos, antes de darte cuenta ya has terminado.

4. Áreas productivas

Ejemplos de áreas no productivas:

  • El salón de tu casa
  • Tu habitación cuando está desordenada
  • La plaza del pueblo
  • Hogwarts (puede aparecer un basilisco y fastidiarte la tarde de estudio.

Ordena tu cuarto, o busca un sitio tranquilo, donde dispongas de agua y snacks para mantenerte hidratado y despierto.

5. Horario flexible

Dentro de todo, también hay que ser realista No siempre tendremos tiempo para estudiar, y somos seres sociables (la mayoría): tenemos eventos y cosas que surgen que nos van a quitar tiempo.
Crea tus horarios de estudio de modo que puedas elegir entre un par de posibilidades. Si sabes que tienes que hacer ejercicio pero también estudiar, elige uno ese día y al día siguiente ya lo compensarás.

Atención, esto es una procrastinación programada. No es lo mismo que la procrastinación a secas.

6. Planifica los obstáculos

Igual que vas a pensar "mañana tengo el cumpleaños de Pedro" piensa que ·"la semana que viene tengo dos exámenes y será muy difícil terminar este trabajo en grupo".

Si te anticipas a ese tipo de obstáculos podrás superarlos sin sudar una sola gota.

7. Recompensas

Cada vez que avanzas en tu estudio date una pequeña recompensa. Por ejemplo, cada vez que realizas una de las pequeñas tareas date el capricho de una gominola.

También tienes que castigarte si no consigues alcanzar tus metas. Tienes que ser justo y no recompensarte cuando no te toca, vas a ser tu propio juez. ¡Merece la pena porque aumentará tu capacidad de esfuerzo! Y, además, comerás gominolas.

¿Cómo superas la procrastinación?